-->

lunes, 18 de febrero de 2013

Dosis de realidad

A pensar en otra cosa. A diagramar una nueva estrategia para pelear una segunda chance de ascenso como segundo objetivo y, fundamentalmente, escapar del fantasma del descenso. Esa es la nueva realidad de Sportivo Desamparados al que lo bajó Unión de Mar del Plata, que con mucho orden, con gran actitud, desmoronó todas las ilusiones de llegar a meterse en el Undecagonal para pelear el primer ascenso de la temporada. Fue derrota y merecida por 2-1 en favor de los marplatenses que plantearon muy bien el partido, desnudando todas las limitaciones que este Sportivo Desamparados tiene no desde ahora, sino desde la concepción misma de un plantel que transitó por la irregularidad y esto, le terminó pasando las facturas correspondientes. Nunca pudo encontrarle la vuelta al planteo de Unión y cuando se desesperó, lo pagó con los goles en contra. Ahora, Sportivo tendrá que replantearse con lo que tiene a mano, cómo escapar del descenso y tener el premio consuelo de ir por el segundo ascenso. De movida, Unión dejó claro que no había venido a San Juan a aguantar el partido. Se paró bien arriba, le metió presión a los volantes de Sportivo y aisló a Ibañez como generador de juego en el conjunto puyutano. Con eso, anuló la pretendida presión del equipo sanjuanino de llevarselo por delante. Le costó generar juego y solo llegó con Sen cuando iban 10' del primer tiempo. Esa fue la última llegada a fondo en Sportivo. Después, Unión se le acomodó mejor y empezó a llegarle. Estuvieron cerca en un par de ocasiones, hasta que a los 35' la armó Zárate por la izquierda, metió el centro y encontró la cabeza de Zbrum para vencer a Mancinelli y poner un sorpresivo pero merecido 1-0. En el complemento, Ingrao apostó fuerte. Metió mano, mandó a la cancha a Santiago Ceballos y le dio más perfil ofensivo a todos los movimientos. No pudo llegar al empate parcial y pudo haberlo hecho con un cabezazo de Ibañez que se fue desviado, pero a los 12' Unión dio el golpe de gracia cuando Echalar definió en una gran maniobra colectiva. Era 2-0 y para Desamparados se abría el desafío de tener que remontarlo. A los ponchazos, con muchas ganas y con Silvio Prieto y Malandra ya en la cancha, Sportivo generó algunas chances de gol. Sen fue protagonista y no pudo. Entonces la pelea fue contra el tiempo y las limitaciones. Llegó el descuento de Prieto, demasiado tarde, pero la realidad ya estaba planteada. Sportivo ya pelea por otra cosa.

La gente, como siempre
Pese a que la eliminación de las chances de pelear en el Undecagonal, la respuesta del hincha de Desamparados volvió a ser conmovedora desde el aliento incondicional en todo el partido y en especial en el tramo final. Tanto cantaron que tuvieron su premio cuando llegó el descuento tardío de Silvio Prieto, que no alcanzó para empatar pero si para demostrar que el amor por Sportivo no sabe de resultados.

Barth, el preferido de todos
En una noche de amargura para Desamparados, el que se salvó de la crítica general fue el capitán Ariel Barth. Un símbolo de este pasado inmediato de un Sportivo que vivió la alegría del ascenso, la amargura del descenso y este proceso de reconstrucción. Barth tiene material, temple y mucha personalidad para ser el que sostenga la realidad de este equipo que busca identidad.

El dato
A Desamparados le quedan dos partidos de esta etapa clasificatoria. En la próxima contra Defensores de Belgrano en Ramallo y luego, como local, ante Santamarina de Tandil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada