-->

martes, 29 de enero de 2013

Sen y su grito más esperado

No lo soñó pero sí lo deseó. Matías Sen, el cordobés que se metió en el corazón de los hinchas de Desamparados el pasado viernes tras convertir el único tanto con el que el Víbora venció a Racing de Olavarría, calificó su tanto como “el más esperado” por el momento que vivía Sportivo en su regreso al Serpentario y por lo trascendente del encuentro debido al presente futbolístico del Víbora. Por todo eso no fue un gol más en su carrera. “Fue el más importante porque lo hice en un partido que tenía mucha importancia para los hinchas por el hecho de la reinauguración de la cancha. Aparte porque veníamos mal y necesitábamos darle una alegría a la gente. Siempre el hincha nos apoyó y a pesar de que veníamos últimos, ellos fueron y llenaron la cancha. Necesitábamos recompensarlos”, abrió la charla Matías desde su departamento en Rivadavia. El viernes pasado, iban 18 minutos de la segunda etapa y Desamparados buscaba por todos los medios romper la red del arquero de Racing, Mocoroa. Sen ya había tenido su chance más clara apenas comenzado el complemento cuando estrelló su remate en el palo, pero sabía que iba a tener una segunda oportunidad y no la desaprovechó. “Primero fue un pase de Jofré, le di cruzado y la pelota pegó en el palo; en la jugada del gol el pase iba para Zalazar pero Alexis la dejó pasar, quedé mano a mano con el arquero y definí cruzado. Esa por fin entró”, expresó. Para Matías el hecho de las oportunidades cobra un papel importante en su vida. El delantero oriundo de Cruz Alta, en Córdoba, llegó a Sportivo el semestre pasado desde las inferiores de Newell’s a prueba. El rosarino por adopción convenció con su juego a Andrés Villafañe (hasta ese momento el técnico) y fue el único que quedó de los que estuvieron a prueba para formar el plantel. En ese ciclo no tuvo mucha continuidad y convirtió solo un gol (Rivadavia de Lincoln), ahora la confianza que le depositó Ingrao quiere no desaprovecharla: “Ingrao confió en mí y voy a dar lo máximo de mí. Tanto él como el cuerpo técnico me hablaron mucho y ese apoyo es muy importante”, contó. Por último, se refirió al momento que vivió el viernes cuando por primera vez jugó en el Serpentario. “Fue muy lindo. La gente hizo sentir la localía y eso nos ayuda muchísimo. Esperemos sacar la mayor cantidad de puntos en las próximas cinco finales”, cerró el rosarino que vino a prueba y aspira a meterse en el corazón del hincha.

Producto surgido en La Lepra 
Matías Sen nació en Cruz Alta de Córdoba y si bien se inició desde niño en el club barrial “Newbery y Everton Social Deportivo”, el delantero se formó como jugador en las inferiores de Newell’s, donde llegó a los 15 años. Allí realizó todas las divisiones inferiores. Fue el goleador en la Primera local rosarina por dos años consecutivos y también fue uno de los goleadores jugando en la Cuarta División de AFA. En la Lepra, llegó a jugar hasta la Reserva y ahí decidió venir a probar suerte a San Juan. “Mi representante me habló para venir y acepté. Por suerte me salieron las cosas bien y pude quedarme. No lo dudé. No había salido nunca de Rosario”, contó el delantero de 22 años, hijo de Daniel y Roxana pero que en la provincia vive con su novia, Evelin. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada