-->

jueves, 26 de enero de 2012

Rivales contemporáneos

 La historia es rara. Diferente a cualquier otro tipo de clásico de fútbol. Porque San Martín y Desamparados, que se medirán mañana por la Copa San Juan Fraterno en el Bicentenario desde las 22, nunca fueron vecinos o tuvieron algo en común como sucede en todos los casos para llegar a ser acérrimos enemigos. La historia de la rivalidad entre verdinegros y puyutanos surge en la década del ‘90, cuando comenzó el crecimiento a nivel nacional de los Concepción y que se agigantó cuando los del Barrio Patricias recuperaron su lugar en la máxima categoría del fútbol sanjuanino luego del descenso.

Es decir, que es un clásico contemporáneo, que no tiene mucha historia ya que para San Martín su rival de siempre es Alianza y para Desamparados lo es Del Bono. El primero por ser los decanos y el segundo por estar separados por pocas cuadras.

Hoy la rivalidad creció tanto que desde hace 5 años y medio que no se juega un San Martín-Sportivo con ambas parcialidades porque los incidentes y destrozos llevaron a que estas dos instituciones jueguen sólo con público local. Aditivos, que contribuyeron para hacerlo más especial.

Mucha de esta rivalidad tuvo que ver cuando Alianza se fue quedando en cuanto a protagonismo y San Martín ya disputaba Regionales o Torneos del Interior, y como le faltaba un rival apareció Desamparados. Que si bien años atrás siempre se quisieron ganar, pero nunca con la rivalidad que tomó hasta el día de hoy.

Porque también en la década de ‘60 y ‘70 cuando Sportivo estaba en su mejor momento y en la mira de todo el país, eran ellos a quienes los querían superar. Por ello es que el mejor momento de cada uno se dio en épocas diferentes.

Cuando Desamparados consiguió el ascenso en la B local (1998), y volvió a jugar con el Verdinegro en la siguiente temporada, ocurrieron hechos violentos que fueron uno de esos puntapiés para la enemistad que se tienen los dos mejores equipos que representan hoy a San Juan.

En ese juego que se llevó a cabo por el Apertura local en cancha de San Martín, marcaba el primer partido entre ambos luego de mucho tiempo por estar en diferentes categorías. El encuentro lo ganaba el Verdinegro 2-1 y debió suspenderse porque los hinchas de Sportivo rompieron el alambrado y hubo agresiones. Hechos que llevaron a que el árbitro, Omar Brizuela, lo suspendiera. Bronca que se trasladó a las adyacencias del estadio y que dio paso a que los fanáticos rompieran vidrios y autos. Ese equipo verdinegro era dirigido por Juan Carlos y Mario Soto, mientras que al puyutano lo conducía Ricardo Moya.

Fue ese juego el que agudizó la relación entre ambas instituciones, para luego tomar cada cruce como un clásico, que nació y se vive más en las tribunas, pero que con el paso del tiempo son los jugadores que también quieren un triunfo por lo especial que es, en cuanto a entorno, cada vez que San Martín y Desamparados chocan.

Desamparados - Dillon no se guarda nada 
 En Puyuta no quieren ser menos que su rival, sumado a que a este Sportivo le va a quedar sólo una semana para el inicio de la B Nacional enfrentando a Rosario Central de visitante y por ende debe poner al equipo titular para ya ir definiendo. Por ello es que Ricardo Dillon repetiría el mismo once inicial que el martes igualó ante Trinidad en un amistoso.
El equipo para enfrentar a San Martín sería con Matías Giordano; Fernando Fontana, Federico Rosso, Ariel Barth y Omar Díaz en el fondo; en la zona de volantes David Drocco, Hernán Lamberti, Diego Cálgaro e Ignacio Anívole; y como atacantes Gonzalo Parisi y Jonathan Artura.
Sobre la venta de entradas continuará hoy de 10 a 21 y mañana de 10 a 20, siendo el mismo precio que las de San Martín. $5 la popular, $10 la Platea Este y $20 la Platea oeste, además la oblea de estacionamiento será de $20 y todo se adquiere únicamente en el club. Los hinchas puyutanos ocuparan la Popular Sur y la mitad Sur de las Plateas Este y Oeste, para llegar al estadio deberán hacerlo por calle Mendoza hasta calle 7 y allí acceder por ruta 40 al ingreso Sur del estadio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario